La magia conquista a las empresas en España

La magia conquista a las empresas en España puesto que un “simple” espectáculo ilusionista, puede llegar a cerrar con broche de oro desde una cena con socios hasta una actividad de reconocimiento. Todo está en que sea parte de una planificación cuidadosa.

Planear es prever el futuro. Identificar los objetivos y establecer los planes de acción para conseguirlos, mediante recursos, plazos etapas y mediciones. La planeación estratégica debe ser entendida como un proceso participativo, que no va a resolver todas las incertidumbres, pero que permitirá trazar una línea de propósitos para actuar en consecuencia. La convicción en torno a que el futuro deseado es posible, permite la construcción de una comunidad de intereses entre todos los involucrados en el proceso de cambio, lo que resulta ser un requisito básico para alcanzar las metas propuestas. El proceso de planeación debe comprometer a la mayoría de los miembros de una organización, ya que su legitimidad y el grado de adhesión que consiste en el conjunto de los actores dependerán en gran medida del nivel de participación con que se implemente. Para lograr todo esto es necesario buscar a un profesional del ilusionismo que comparta una visión corporativa de su trabajo y que lo manifieste en su espectáculo